Ahora el Brexit empieza a pegar en el bolsillo: con la separ

Moderador: Estudio Integral MB

Ahora el Brexit empieza a pegar en el bolsillo: con la separ

Notapor Noticias Contables » Lun Jul 04, 2016 12:49 pm

Ahora el Brexit empieza a pegar en el bolsillo: con la separación, ¿suben o bajan los impuestos?,

El resultado del "brexit" en el Reino Unido provocó un revuelo a nivel local e internacional tan grande que, a poco más de una semana de la votación, todavía la isla y en el Mundo sufren las consecuencias del voto de los británicos.


La decisión de abandonar la Unión Europea se cobró como primera víctima al primer ministro David Cameron, que conocido el resultado decidió dejar su puesto. "No creo que sea el capitán adecuado para dirigir el país", afirmó al momento de anunciar su renuncia.

Si la novedad cayó muy mal entre los países miembros, las rispideces con los mandatarios europeos se profundizaron con la noticia de que será el sucesor de Cameron el que lleve adelante la salida definitiva del Reino Unido.

La idea era mantener "una relación económica lo más cercana posible" dentro del mercado único, para lo que solicitó la reforma de "la libertad de circulación" de personas.

No obstante, la respuesta de sus socios fue contundente: "No habrá un mercado único a la carta". Esas fueron las rotundas palabras del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de la reunión informal de los 27 jefes de Estado y de gobierno.

Es que los primeros sondeos realizados sobre las consecuencias del "divorcio" en el Viejo Continente no son para nada alentadores.

Por caso, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, advirtió a los líderes europeos que puede restar entre 0,3 y 0,5 punto porcentual de crecimiento a la eurozona durante los próximos tres años.

En materia financiera, generó una suerte de revival de los fatídicos días vividos en Wall Street en la crisis de 1929, con la caída de las principales bolsas europeas. A tal punto llegó el desplome que al día siguiente del referéndum se lo llamó "viernes negro".

La libra esterlina también sufrió un duro golpe en los primeros días post referéndum: llegó a su menor cotización frente al dólar desde septiembre de 1985, aunque luego se estabilizó poco después.

Los impuestos no están ajenos a la problemática que generó la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Al menos así lo confirmaron los especialistas consultados por iProfesional, que dieron cuenta de las modificaciones que generará el "brexit".

Más impuestos para los británicos
Apenas unos días después del referéndum, el ministro de Finanzas británico, George Osborne, fue el encargado de dar los malos anuncios: el brexit iba a generar una suba de impuestos y una baja en el gasto público.

"Estamos en un período prolongado de ajuste económico en Reino Unido, nos estamos adaptando a la vida fuera de la UE y no va a ser tan color de rosa económicamente hablando como la vida dentro de la UE", aseguró.

Con la idea de endulzar una noticia amarga, sostuvo: "Vamos a tener que proporcionar seguridad fiscal a las personas, vamos a tener que mostrar al país y al mundo que el Gobierno puede vivir dentro de sus posibilidades".

No obstante, fue imposible ocultar la realidad de lo que está por venir. Al momento de responder de manera concreta si eso significará subas de impuestos y recortes de gastos, la respuesta del funcionario fue rotunda: "Sí, por supuesto".

En lo que respecta a la temática fiscal, el socio de Tax & Legal de PwC Andrés Edelstein indicó que "es posible que Gran Bretaña tenga más libertad para establecer su política tributaria, pero al mismo tiempo perderá ciertos derechos y protecciones que le brinda el marco regulatorio actual".

Uno de los gravámenes que pueden ser afectados por el resultado del referéndum puede ser el que recae sobre los consumos. Las consecuencias al respecto fueron advertidas por Fernando Schettini, socio de S&A Auditores y Consultores.

No hay que olvidar que, en la actualidad, el Reino Unido está obligado a adoptar y seguir la "Directiva IVA" de la UE, así como las sentencias del Tribunal de Justicia Europeo. Con el "divorcio", regirán las disposiciones internas del Reino Unido.

El especialista indicó que "la desvinculación produce cambios significativos en la aplicación del impuesto a los consumos (IVA), así como en regulaciones aplicables en el comercio internacional (especialmente en territorio Europeo)".

Con el "brexit", las empresas británicas ya no tendrán la condición de comercio intracomunitario, por lo que las ventas serán tratadas como importaciones en el país de destino y con sujeción al IVA de ese país de la UE.

Por otra parte, Schettini sostuvo que "en la actualidad las empresas británicas como miembro de la UE, se beneficiaban con un sistema de recuperación de IVA en línea para obtener la devolución del impuesto de otros Estados miembros en los que no son sujeto al tributo".

En lo que respecta al impuesto sobre la renta, Edelstein advirtió que "podrían darse ciertas modificaciones, siempre que dejen de aplicarse en Reino Unido algunas directivas comunitarias".

Por ejemplo, podrían dejarse de lado aquellas que permiten distribuir dividendos sin imposición adicional a entidades controlantes radicadas en otro país miembro.

Lucio Giaimo indicó que "un aspecto a analizar es el impacto que podría tener respecto de la norma emitida por la Unión Europea establece la rotación obligatoria de auditores de estados financieros".

Dicha normativa, según explico el socio de Impuestos y Legales de KPMG, también establece ciertas restricciones a las firmas contables para que brinden servicios impositivos y de consultoría a las mismas compañías que auditan.

"El Reino Unido ya había emitido normas para adecuarse a esta disposición de la UE, por lo que ahora habrá que evaluar el impacto que el brexit podría tener frente a esta normativa", remarcó Giaimo.

Otro de los cambios que sufrirán las empresas que pasarán a estar radicadas fuera de la UE, ya que no tienen el beneficio del uso de este sistema "ágil" en línea. "Esta situación seguramente va a provocar la asunción de mayores costos a las empresas británicas", aseguró Schettini.

Por último, es de destacar que, en la actualidad existen determinados "umbrales" de venta a distancia que eximen de registración en el IVA en los países de destino, en los casos de empresas que venden a través de Internet.

"Con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, las empresas británicas tendrán que o bien registrarse en varios estados miembros o dejar de operar con los clientes de la UE", concluyó.

Los aranceles y los precios
El efecto dominó de este nuevo escenario terminará impactando en los bolsillos de los británicos. Al menos así lo manifestó la consultora Kantar, que aseguró que "los precios de productos frescos van a subir sin duda alguna, porque buena parte llega de la Unión Europea".

Los analistas explicaron que "en el caso de (una de las cadenas de supermercados británicas más grandes) Tesco, por ejemplo, cerca del 50% de la manteca y el queso consumido en el Reino Unido proviene de leche producida en la UE".

Las previsiones fueron confirmadas por la consultora Euromonitor. Al respecto, Anastasia Alieva sostuvo que "globalmente, la debilidad de la libra probablemente generará un aumento de los precios de muchos alimentos y tendrá un impacto negativo en los recursos".

Y añadió: "Los precios de los pescados y los mariscos importados de la UE subirán, aunque no está claro hasta qué punto".

Asimismo, los analistas remarcaron que los márgenes de beneficio de los distribuidores, que ya están bajo gran presión a causa de las guerras de precios entre supermercados, así como el salario mínimo, se reducirán y el consumidor deberá pagar.

En plena campaña del referendo, el Gobierno británico afirmó que una salida de la UE le costaría a cada hogar como promedio 4.300 libras (unos 5.700 dólares) por año hasta 2030, aunque esa cifra fue refutada por los partidarios de la campaña anti-UE.

No obstante, las implicancias impositivas son bastante inciertas. Así lo remarcó Edelstein, quien explicó que esto es así por dos factores:


• En primer lugar, en virtud de los tratados suscriptos existe un plazo de dos años para implementar la separación, por lo que parece improbable que esto ocurra efectivamente antes de junio de 2018.
• En segundo término, las consecuencias van a depender del modelo de asociación que exista entre Gran Bretaña y la Unión Europea luego de la, ya que esto determinará qué directivas de la Unión resultan aplicables a futuro.


Queda claro que los cálculos son imposibles de verificar mientras no se aclare la futura relación con el continente europeo. Por lo pronto, habrá que esperar a que se oficialice la salida en la Cumbre de la Unión Europea y que el bloque defina cómo seguirá su relación con el Reino Unido.




Powered By WizardRSS.com | Full Text RSS Feed
, Imagen
Noticias Contables
 
Mensajes: 0
Registrado: Mié Mar 20, 2013 4:04 pm


  • Anuncio

Volver a Noticias

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados

  • Anuncio